Pero me conformo con este de Tokio, mi segunda ciudad preferida del mundo.

¿Os gusta eBoy?